Alquiler turístico vs. alquiler residencial: ¿cuál es más rentable?

Cuando se invierte tiempo y dinero en una propiedad, el objetivo principal es obtener el mayor rendimiento posible de la inversión. Por ello, es importante conocer qué opciones tienen los arrendadores para sacar partido a las viviendas que ponen en alquiler. En este artículo analizamos los pros y los contras del alquiler turístico y el alquiler residencial para ver cuál de las dos opciones es más rentable

Alquiler turístico: más dinero en menos tiempo, pero mayor exigencia

Los alquileres turísticos vacacionales están enfocados generalmente a viajeros en grupo o por parejas que viajan durante un fin de semana largo y prefieren alojarse en viviendas particulares sin necesidad de estar sujetos a horarios de salidas, entradas, desayunos y comidas. 

El alquiler turístico ha ganado popularidad en los últimos años porque permite a los viajeros experimentar el estilo de vida del destino que visitan. Hacer la compra en el mercado, interactuar con vecinos y explorar los barrios más castizos son solo algunas de las formas en que los viajeros pueden disfrutar de experiencias más auténticas.

Alquiler vacacional

Ventajas del alquiler vacacional

Además de presentar ventajas para los turistas, los propietarios de las viviendas también pueden beneficiarse de esta forma de alquiler a corto plazo

Mayores ingresos económicos

La rentabilidad de un alquiler a corto plazo depende en gran medida de la ubicación y el tipo de propiedad que posea. En general los alquileres a corto plazo son más rentables que el alquiler residencial porque los propietarios pueden ganar lo mismo durante una semana en Airbnb que en un mes de alquiler a largo plazo.

Posibilidad de uso por el propietario

Al no estar la vivienda en uso continuo e ininterrumpido durante todo el año, los propietarios pueden disfrutar de su propiedad en determinados momentos y alquilarla durante otros según sus necesidades personales: por ejemplo, si necesitan espacio extra para alojar a sus familiares en épocas como la Navidad.

Poder de decisión sobre la vivienda

Al optar por el alquiler vacacional, los propietarios mantienen un mayor control sobre su propiedad en comparación con tener inquilinos a largo plazo: durante el tiempo que no esté alquilada pueden hacer obras, cambiar la decoración, pintarla o incluso venderla, sin tener que depender de los inquilinos que haya dentro viviendo.

Inconvenientes del alquiler turístico a corto plazo

Mayor inversión de tiempo y recursos

Gestionar alquileres a corto plazo requiere más tiempo y es más cansado porque conlleva gestionar las reservas, el recibimiento, el mantenimiento y la limpieza entre huéspedes. A diferencia de los alquileres de larga duración, que ofrecen ingresos pasivos una vez que se establece el contrato de arrendamiento, los alquileres de corta duración son un trabajo continuo mientras se acepten inquilinos. 

Más desgaste en la propiedad

Si alquilas una vivienda en un sitio como Airbnb, el desgaste será mayor que en un alquiler residencial porque es más probable que su propiedad sufra daños accidentales, que le roben objetos y que las instalaciones y los muebles se desgasten antes por el uso intensivo

Posibles problemas con los vecinos

Los vecinos suelen mostrarse reacios a la presencia de alquileres turísticos en las viviendas vecinas. La mayoría de la gente no quiere tener a desconocidos en sus portales cada día ni tener que aguantar ruidos de fiestas o trasiego de maletas de madrugada, por lo que probablemente se quejen a los propietarios si la situación se vuelve insostenible.

Contrato de alquiler residencial

Los puntos fuertes del alquiler residencial: menos trabajo e ingresos estables

Ingresos estables

La principal ventaja de un alquiler a largo plazo es que garantiza unos ingresos fijos y estables durante el tiempo que dure el contrato, que según la Ley de Arrendamientos Urbanos en España es 5 años. Por ello, muchos propietarios prefieren optar por el alquiler a largo plazo para contar con un ingreso fijo y seguro sin tener que quebrarse la cabeza.

Menos desgaste y menos trabajo para el propietario

Los alquileres a largo plazo son menos problemáticos que el modelo de alquiler a corto plazo porque la vivienda sufre menos, ya que la mayoría de inquilinos cuidan la casa como si fuese suya. Una vez que hayas encontrado un inquilino fiable y esté instalado en la propiedad, aparte de cobrar el alquiler y solucionar los posibles problemas que pueda haber por el uso y el paso del tiempo, no tendrás mucho más que hacer.

Desventajas del alquiler residencial

Inquilinos problemáticos

Aunque la rotación de inquilinos es menor, el riesgo de lidiar con inquilinos problemáticos a largo plazo sigue presente. Un inquilino que da problemas a los vecinos o que no paga el alquiler mensual puede dar muchos quebraderos de cabeza, aunque con un buen seguro de alquiler es fácil solucionar estos inconvenientes.

Menor control sobre la propiedad y los ingresos

En algunos casos, los contratos de alquiler a largo plazo pueden no reflejar los cambios en el mercado, ya que la ley no permite subir el precio a voluntad. Esto significa que los propietarios pueden quedarse cobrando rentas que no se ajustan a la realidad económica si los precios suben demasiado. Además, tampoco podrán disfrutar de su vivienda si la necesitan hasta que finalice el contrato.

Artículos Relacionados

Descubre las últimas novedades de nuestro blog.

recibo de alquiler

Todo sobre el recibo de alquiler

Cuando nos enfrentamos al desafío de poner nuestro piso en alquiler hoy en día, una de las herramientas que más nos pueden ayudar es un documento que justifique

¿Cómo prevenir la okupación en Madrid?

Cuando los propietarios se plantean qué hacer con sus viviendas, es bastante común que les surja una preocupación en sus cabezas: la morosidad, los impagos y la okupación.

Abrir chat
1
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?