Condiciones del arrendatario y la renta

Al momento de realizar la firma de un contrato de alquiler surgen muchas dudas respecto del arrendatario y la renta de la propiedad. ¿Cuánto debes cobrar? ¿En qué fecha? ¿Cuál es el plazo para pagar? Como arrendador, antes de entregar tu vivienda a otra persona, infórmate bien.

Derechos y obligaciones del arrendatario

El arrendatario es la persona que recibe un bien en alquiler. Cuando se firma el contrato de arrendamiento, el inquilino, como comúnmente se le conoce, se hace acreedor de ciertos derechos y obligaciones. La principal obligación del arrendatario es la renta; es decir, pagar un importe fijo, de forma periódica, por el uso y disfrute de la propiedad.

el arrendatario y la renta son importantes en el alquiler

Además, también deberá mantener la vivienda en buenas condiciones. Esto quiere decir que no solo deberá cuidar del bien inmueble y su contenido, sino devolverlo tal y como lo recibió; estas condiciones implican no hacer obras ni reformas en la propiedad sin la autorización del arrendador. En caso de desperfectos ocasionados por un mal uso, el arrendatario debe pagar estos daños.

Por otra parte, dentro de los derechos del arrendatario se encuentran el poder disfrutar de la vivienda en óptimas condiciones. Para ello el arrendador debe entregar la vivienda en buen estado y hacer las reparaciones pertinentes, como por ejemplo, sustituir un termo, caldera o reparar humedades.

El arrendatario y la renta del alquiler

El importe de la renta constituye, junto con la vivienda, la parte más importante del alquiler. Uno no puede existir sin el otro. El arrendatario debe pagar la renta con puntualidad y siempre el importe pactado en el contrato. Es muy importante que en el acuerdo de alquiler haya una cláusula en la que se especifique la cuantía del arrendamiento, así como el plazo para pagarlo y el método de pago.

Generalmente los contratos estipulan que el arrendatario pague la renta dentro de los primeros siete días del mes. Además, también se establece que la forma de pago será a través de transferencia o depósito bancario. De esta manera hay un comprobante de que el alquiler se ha pagado de forma puntual.

¿Qué pasa si el arrendatario no paga la renta?

Uno de los problemas a los que se enfrentan los caseros es cuando el arrendatario no paga la renta. Es posible que el inquilino se retrase un par de días y siempre que te notifique de que ha habido un imprevisto. En este caso no ocurre ningún problema, pero el arrendatario debe pagar la renta cuando te indique que lo hará.

Si no se realiza el pago, entonces puedes reclamar el mismo de manera amistosa. Si el arrendatario sigue sin pagar la renta, deberás acudir a un medio fehaciente; es decir, solicitar el pago a través de un burofax o notario. De esta manera, en caso de llegar a juicio de desahucio, habrá una prueba de que se hizo la reclamación pertinente del importe debido.

Cuando el arrendatario no paga la renta puedes pedir que desaloje la vivienda a través del juicio de desahucio. El proceso judicial puede prolongarse hasta seis meses por los plazos y tiempos de respuesta y notificaciones. Sin embargo, cuando el arrendatario reconoce que no ha pagado la deuda y se compromete a abonar el importe en un tiempo establecido, no es necesario llegar a juicio ni iniciar un desahucio como tal.

contrata un seguro de impago de alquiler

Seguro de impago de alquiler y otras garantías

Existen muchas garantías que, como arrendador, puedes solicitar al arrendatario para el pago de la renta. Empezamos por la fianza. La fianza es una cuantía obligatoria y recogida en la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU); este importe debe abonarse al momento de la firma del contrato de alquiler y nunca puede ser superior a un mes de arrendamiento. La cantidad se ingresa ante las autoridades competentes de la Comunidad Autónoma donde se encuentre el inmueble y puede pedirse su devolución al finalizar el contrato.

La fianza puede retenerse o devolverse al arrendatario al concluir el alquiler. Para ello se firma un acuerdo con o sin retención de fianza. Si el inmueble no ha sufrido daños ni necesita reparaciones y si no hay facturas o rentas sin pagar, la fianza se devuelve íntegra; por el contrario, si es necesario llevar a cabo obras derivadas del mal uso del arrendatario o si hay facturas y mensualidades sin pagar, la fianza se retiene. Solventados los problemas, se devuelve la diferencia de la fianza.

Otra manera de protegerse ante el arrendatario y la falta de pago de la renta es a través de un aval. El aval puede ser bancario o una tercera persona. Esta es una figura que suele requerirse a las personas jóvenes como los estudiantes. En caso de que el arrendatario no pague la renta, puedes reclamar la misma al aval. El aval debe responder, pues también firma y se compromete al momento de la firma del contrato de alquiler.

Por último, una manera muy eficaz de protegerte es contratando un seguro de impago de alquiler. La aseguradora puede hacer las reclamaciones pertinentes y garantizar el pago del alquiler; en caso de impago, y dependiendo de la cobertura contratada, puede pagarte las mensualidades debidas. También cuenta con defensa jurídica, por si llegas a juicio.

Artículos Relacionados

Descubre las últimas novedades de nuestro blog.

qué es subarrendar

¿Qué es subarrendar?

¿Qué es subarrendar y cuándo puede hacerse? Para poder celebrar el subarrendamiento, el propietario tiene que dar su consentimiento.

× ¿Quieres alquilar tu inmueble?