Contrato de alquiler temporal de vivienda

El modelo de contrato de alquiler temporal de vivienda tiene la característica de que el inquilino vive en el inmueble durante un tiempo determinado. La vivienda no tiene carácter habitual en ningún caso. Este tipo de contrato está regulado por la Ley de Arrendamientos Urbanos, y aquí su calificación es de uso diferente al de vivienda. La mayor ventaja respecto al de vivienda es que se basa en la voluntad de cada una de las partes, de ahí a que su duración se determine en el contrato, sin haber un plazo limitado.

¿Qué es el contrato de alquiler temporal de vivienda?

Es el caso del alquiler de una vivienda temporalmente, ya sea durante el curso escolar, traslado laboral o verano, en el que no existen servicios adicionales como el de limpieza, recepción u hostelería, ni se encuentra publicitado en plataformas de alquiler turístico. Precisamente, si concurren estas condiciones, estaríamos hablando de un alquiler turístico, el cual se regula en función de cada Comunidad Autónoma y no por la Ley de Arrendamientos Urbanos.

El modelo de contrato de alquiler temporal de vivienda, es un contrato de alojamiento temporal, por lo que se constata que la vivienda no puede funcionar como un inmueble permanente ni habitual del inquilino ni de sus ocupantes, sino que el alquiler será temporal por diferentes razones: académicas, turísticas, laborales, etc.

alquiler temporal piso

En lo referente a la duración del contrato debe aparecer la fecha de entrada en vigor y su fecha de cancelación. Una vez que ha pasado este plazo, el contrato queda resuelto de forma automática sin que exista previo aviso al inquilino u ocupante.

En este modelo de contrato también es imprescindible que exista una garantía de pago, es decir, una fianza que equivalga a dos periodos de rentas en concepto de fianza legal, según lo que se establece en la Ley de Arrendamientos Urbanos, concretamente en su artículo 36. El propietario está obligado a depositar la fianza entregada por el inquilino en la oficina pública y organismo que corresponda a la Comunidad Autónoma en la que se encuentra la vivienda. La fianza total se utilizará para cubrir los daños y desperfectos de la propiedad, así como para asegurar que se cumplen las obligaciones asumidas por el inquilino en el contrato.

Gastos de conservación y reparación

En el contrato de alquiler temporal de vivienda el propietario tiene la obligación de realizar las reparaciones necesarias para que el inmueble esté en buenas condiciones para su uso, salvo en casos de negligencia o desgaste provocado por el uso habitual de la vivienda por parte del inquilino. 

El habitante de la vivienda es el responsable de los daños causados por el uso ordinario del inmueble. Este es el que debe encargarse de las reparaciones necesarias para mantener en buenas condiciones los muebles y electrodomésticos que haya en la vivienda cuando los desperfectos hayan sido provocados por sus ocupantes, ya sea por desgaste ocasionado del uso diligente y habitual de estos objetos o por negligencia.

Si el inmueble necesitase obras, el propietario puede prohibir o autorizar llevar a cabo las mismas en su inmueble. Y si prohíbe mejoras u obras en su vivienda, el inquilino deberá solicitar por escrito consentimiento para:

  • Realizar cualquier obra o modificación en las baldosas, azulejos, paredes de la vivienda (especialmente, cualquier tipo de ranuras u orificios con herramientas mecánicas o de manera manual).
  • Instalar un mueble, electrodoméstico o cualquier equipo de aire acondicionado que no sea portátil y deba adherirse al inmueble.

Gastos y servicios

De los servicios y gastos referentes al inmueble como el gas, la luz, internet o el teléfono, se pueden encargar o el propietario o el arrendatario. Esto depende del tipo de estancia del inquilino. Además, las dos partes pueden determinar el cambio de titularidad de estos suministros.

alquiler temporal de inmueble

En lo que se refiere al IBI y los gastos de comunidad, es el titular el que debe hacer frente a estos pagos. La Tasa por paso de carruajes y la de basuras puede pagarlas tanto el propietario como el inquilino, por lo que deberá acordarse en el contrato de alquiler temporal de vivienda quien debe pagar estas cuotas.

Causas de la finalización del contrato de alquiler temporal de vivienda

Las causas por las que puede finalizar el contrato de alquiler temporal de vivienda son:

  • Por daños causados intencionadamente en la vivienda o de obras que no han sido aprobadas por el titular, cuando su consentimiento es necesario.
  • Si el inquilino que aparece en el contrato subarrenda la vivienda, en caso de no hacerse bajo las condiciones que aparecen en el contrato.
  • Por no pagar el importe de la fianza.
  • Por falta de pago de la mensualidad del alquiler o, en su caso, de cualquiera de los pagos que deben ser asumidos por el arrendatario.
  • Si en la vivienda se realizan actividades nocivas, peligrosas, insalubres, ilícitas o molestas.

Artículos Relacionados

Descubre las últimas novedades de nuestro blog.

qué es subarrendar

¿Qué es subarrendar?

¿Qué es subarrendar y cuándo puede hacerse? Para poder celebrar el subarrendamiento, el propietario tiene que dar su consentimiento.

× ¿Quieres alquilar tu inmueble?