¿En qué consiste el modelo de contrato de alquiler con derecho a compra?

A la hora de comprar o vender una casa, existen otras formas de transferir la propiedad más allá del contrato de compraventa estándar. Una de ellas es el contrato de alquiler con derecho a compra, que puede ser muy beneficioso tanto para el arrendador como para el inquilino. ¿No has oído hablar de él? En este artículo te contamos todo lo que debes saber sobre el modelo de contrato de alquiler con derecho a compra para que puedas formalizar uno.

¿Qué es un contrato de alquiler con derecho a compra?

El alquiler con derecho a compra consiste, a grandes rasgos, en un negocio entre arrendador y arrendatario por el que ambos acuerdan, respectivamente, vender y comprar la casa objeto del arriendo al finalizar la duración del alquiler, descontando del precio final de la misma el importe de las cuotas que ya se han ido abonando en concepto de mensualidades del alquiler.

Para poder llevar a cabo este negocio jurídico, es necesario utilizar un modelo de contrato de alquiler con derecho a compra. Este tipo de contrato no está regulado directamente en la Ley de Arrendamientos Urbanos (aunque se menciona en ella), por lo que es un contrato atípico que se rige exclusivamente por la voluntad de las partes.

modelo de contrato de alquiler con derecho a compra

Las partes del modelo de contrato de alquiler con derecho a compra

Un modelo de contrato de alquiler con derecho a compra suele tomar la forma de un contrato de alquiler normal en el que se incluye una cláusula adicional de opción de compra, que debe incluir una serie de requisitos para ser considerada válida. Vamos a analizar las diferentes partes del contrato a continuación:

Fecha e identificación de las partes

El contrato comienza indicando la fecha y lugar donde se lleva a cabo la firma del negocio jurídico, los datos personales de las partes (nombre, dirección, DNI) y en calidad de qué intervienen (arrendador o arrendatario) y, con una fórmula similar a «reconociéndose ambas partes capacidad legal suficiente para el otorgamiento del presente contrato de arrendamiento de vivienda«, se da paso al siguiente apartado.

Exposición

Bajo el título «Exponen», en este parte del contrato se determina la finalidad del contrato, declarando que el arrendador es titular de la vivienda que se dispone a alquilar, que el arrendatario quiere disfrutar de dicho alquiler, y que ambos están de acuerdo en celebrar el presente contrato que se regirá por lo estipulado en las cláusulas siguientes.

Estipulaciones o cláusulas

En este apartado, siguiendo una numeración ordinal («primera, segunda, tercera…»), se irán añadiendo las diferentes cláusulas relativas al contrato, que determinarán el objeto y destino de la vivienda; la duración y prórrogas del alquiler; la cantidad en que se fija la renta y sus actualizaciones; la fianza y otras garantías adicionales; quién correrá a cargo de los gastos de suministro, comunidad y tributos; quién tendrá que encargarse de las reparaciones; si se puede subarrendar alguna habitación o no, etc.

Puede haber tantas estipulaciones como las partes quieran respecto al alquiler; pero, al final, deberá constar la cláusula de opción de compra.

Cláusula de derecho de compra

En la propia cláusula se expresará que la opción de compra se regirá por lo que las partes estipulen libremente en la misma. En ella, deberá señalarse

  • El compromiso del arrendador – vendedor de entregar el inmueble completamente libre de cargas (tasas, impuestos, etc.).
  • El derecho del arrendatario a decidir unilateralmente no llevar a cabo la compra.
  • El derecho del arrendador a quedarse con la cantidad que haya obtenido como señal, proceda ésta de las rentas mensuales o no.
  • El plazo que tiene el inquilino para ejercitar su derecho a compra, que nunca podrá exceder del plazo del propio alquiler (y sus prórrogas), aunque sí podrá ser inferior a la duración del contrato.
  • El precio de la compraventa, que deberá ser fijo y no podrá cambiarse una vez firmado el contrato, y la cantidad que se descontará del mismo y que será abonada en concepto de rentas mensuales.
  • La forma en que se ejercitará el derecho a compra: la notificación del inquilino de su intención de comprar podrá ser por cualquier medio que las partes elijan, pero se aconseja que sea mediante burofax o acta notarial.
  • La distribución de los gastos que origine la compraventa: generalmente, el comprador sufraga la plusvalía municipal, y el vendedor el resto de los impuestos

Firma de las partes

Llegados al final del contrato, se introduce una fórmula similar a «y con el carácter expresado en la intervención, firman el presente contrato en el lugar y fecha indicados«; y, a continuación, arrendador y arrendatario sitúan su nombre y su firma en el lugar designado al efecto.

Artículos Relacionados

Descubre las últimas novedades de nuestro blog.

qué es subarrendar

¿Qué es subarrendar?

¿Qué es subarrendar y cuándo puede hacerse? Para poder celebrar el subarrendamiento, el propietario tiene que dar su consentimiento.

× ¿Quieres alquilar tu inmueble?