¿Qué es arrendamiento de una vivienda?

Si vas a vivir de alquiler, pero todavía no sabes qué es arrendamiento de vivienda, toma nota. Es muy importante que conozcas todo lo relativo a un arrendamiento, antes de mudarte a un piso o firmar el contrato correspondiente. Si por el contrario, estás pensando dar tu vivienda en alquiler, también debes conocer cuáles son tus derechos y obligaciones.

Qué es arrendamiento de vivienda: Características

¿Qué es el arrendamiento de una vivienda? Arrendar quiere decir alquilar. Se trata de un tipo de acuerdo entre dos partes por la que el propietario de una vivienda, entrega dicho inmueble, a otra persona para que viva en el. A cambio esta persona tiene que entregar al dueño de la casa un importe, previamente pactado, durante el tiempo establecido.

qué es arrendamiento de vivienda

El arrendamiento de vivienda se formaliza a través de un contrato. Gracias a este contrato de alquiler las partes están protegidas y el alquiler de la casa es totalmente legal. A las partes contratantes se les conoce como arrendador y arrendatario; el arrendador es el propietario de la vivienda que se entrega en alquiler, mientras que el arrendatario es el inquilino que alquila dicha casa.

Dentro de las características del arrendamiento encontramos:

  • Oneroso. Es oneroso porque hay una transacción económica de por medio, es decir, la renta mensual fija.
  • Temporal. El arrendamiento es temporal porque puede tener un plazo establecido por ambas partes. Estas partes determinan el tiempo que dure dicha relación contractual.
  • Consensual. Porque las partes expresan su consentimiento y no se requieren más formalidades.
  • Bilateral. Porque participan el arrendador y el arrendatario. Aunque el arrendamiento puede celebrarse por ejemplo, entre una pareja o un grupo de estudiantes pequeño e incluso, de un propietario a una empresa.

Derechos y obligaciones de las partes

Cuando se habla de qué es arrendamiento de vivienda, es importante tener en cuenta cuáles son los derechos y obligaciones de las partes. Tanto si eres arrendador o arrendatario, es imprescindible que ambas partes conozcan los derechos y obligaciones que adquieren a la firma del contrato, pero también los derechos y obligaciones del otro.

Derechos y obligaciones del arrendador

Por una parte, el arrendador pierde la propiedad plena de la casa; es decir, sigue siendo el dueño de la misma, pero no tiene derecho para usarla ni vivir en ella durante todo el tiempo que esté constituido el arrendamiento. El arrendador tiene la obligación de hacer que la vivienda sea habitable para el inquilino; en este sentido, tiene que hacer reparaciones pertinentes para que el arrendatario pueda vivir allí. Pero también debe saber que las reparaciones no se hacen por un mal uso por parte del arrendatario.

El arrendador, a cambio, obtiene una renta mensual. Esta renta la fija él y se la comunica al inquilino. El propietario tiene derecho a establecer en el contrato el importe, la forma de pago y el plazo para pagar el mismo. Así mismo, recibe una fianza, que es una cantidad que se entrega y se deposita, y que sirve para subsanar daños finalizado el contrato.

arrendador y arrendatario son las partes

¿Qué ventajas y deberes adquiere el arrendatario?

La principal obligación del arrendatario es pagar el alquiler, dentro del plazo establecido y el importe correspondiente. Además, tiene la obligación de cuidar la casa y conservarla en el estado en la que la encontró y no puede hacer ni obras ni reformas que no estén aprobadas por el arrendador y en contrato. Todas las modificaciones que se quieran hacer deben ser con el consentimiento del propietario.

El arrendador no puede subarrendar la vivienda, a menos que cuente con el consentimiento del propietario por escrito y se haya estipulado así una cláusula en el contrato de alquiler. Subarrendar quiere decir, entregar la propiedad en alquiler a una tercera persona.

En cuanto a los derechos, tiene derecho a vivir en una casa que cuente con todas las condiciones y requisitos de habitabilidad necesarios; el casero tiene que hacer las reparaciones que se produzcan por un daño en las instalaciones. Por ejemplo, si se filtran humedades o si el termo no funciona bien, entre otras. Si los daños provienen de un mal uso, ocasionado por el arrendatario, entonces este tendrá que asumir los costes de las reparaciones.

¿Cuáles son las garantías del arrendamiento?

Los propietarios necesitan blindarse y proteger su inmueble ante el alquiler. Por eso existen diferentes mecanismos llamados garantías. Estas son:

  • Fianza. Se entrega a la firma del contrato y se utiliza para hacer reparaciones al hogar en caso de averías y desperfectos cuando finaliza el alquiler y el casero inspecciona la propiedad. Si no hay daños que subsanar, se debe devolver la fianza.
  • Aval. Puede ser personal o bancario, garantiza que se haga el pago del alquiler. Si el inquilino no paga, cuenta con una persona o institución que lo respalda y que puede asumir el alquiler en caso de impago por parte del arrendatario.
  • Seguro del hogar. El seguro es aconsejable si quieres alquilar tu vivienda. ¡Necesitas protegerla a toda costa! Para ello se firma una póliza en la cual la aseguradora se hace responsable de cubrir reparaciones y daños; en caso de inundaciones, incendios, daños a terceros, etcétera. Pero cuidado, siempre y cuando no hayan sido causados por el arrendatario.

Artículos Relacionados

Descubre las últimas novedades de nuestro blog.

× ¿Quieres alquilar tu inmueble?