¿Qué es subarrendar?

El subarrendamiento es una de las figuras que se derivan del alquiler, pero no puede aplicarse en todos los casos. ¿Qué es subarrendar y cuáles son las condiciones para hacerlo? Debes saber que el subarrendamiento es legal, siempre y cuando se cumplan ciertos requisitos.

¿Qué es subarrendar una vivienda o parte de ella?

El subarrendamiento es una figura que se deriva de un contrato de alquiler, a través de la cual, el arrendatario puede alquilar una parte de la vivienda a otra persona. Es decir, el arrendatario se convierte en subarrendador y su inquilino, en subarrendatario. ¿Qué es subarrendar? Es otorgar parte de una vivienda a una persona, que no está establecida en el contrato de alquiler; consiste en alquilar parte de la propiedad a cambio de un importe mensual.

el subarrendamiento es legal

Prácticamente el subarrendamiento sigue las mismas condiciones del arrendamiento primario. Pero se modifican los nombres de arrendador y arrendatario por subarrendador y subarrendatario. Debes saber que no todos los inquilinos pueden entregar parte de la vivienda para subarriendo. ¡Existen algunas condiciones!

Condiciones del subarrendamiento

Ahora que ya sabes qué es subarrendar, debes saber que no todos los arrendatarios pueden hacerlo. Para poder subarrendar parte de la vivienda debe haber una cláusula en el contrato de alquiler que permita al inquilino subarrendar. Además, para poder firmar este acuerdo, es indispensable contar con el consentimiento expreso del propietario del inmueble.

Como arrendador de una vivienda, puedes y debes establecer una cláusula relativa al subarrendamiento de tu propiedad. Si quieres que nadie más que tu inquilino viva en el inmueble, entonces deberás prohibirlo en el contrato. De hecho, esta prohibición es una de las causas de fin de contrato más habituales. Si el inquilino subarrienda la vivienda a una tercera persona, estando prohibido este hecho y sin tu consentimiento, puedes finalizar la relación contractual de inmediato.

Si no estableces cláusula, se entiende que sí está permitido entregar parte de la vivienda a otra persona. Pero cuidado, pues siempre es necesario que otorgues tu consentimiento al respecto.

Celebración de un contrato

Para que el subarrendamiento sea legal, no solo debe contar con la autorización del propietario del inmueble, sino que también debe celebrarse un contrato. Este contrato, que no necesariamente tiene que firmarse en una inmobiliaria, hace válido el subarrendamiento.

qué es subarrendar

En el contrato deben establecerse cláusulas similares a las del alquiler primario:

  • Identificación de las partes.
  • Importe del alquiler y la fianza.
  • Vigencia del subarrendamiento.
  • Causas para poner fin a la relación contractual.
  • Bienes que se entregan en alquiler.

Generalmente también se acompaña de fotografías de la habitación en particular y se detallan los bienes muebles que la constituyen.

Vigencia del subarrendamiento

El subarrendamiento tiene una vigencia determinada y es similar a la del contrato de arrendamiento. En ningún caso subarrendar puede tener un plazo de duración mayor al del contrato de alquiler primario. Es decir, si como arrendatario, tu contrato vence en un año, el subarriendo no puede ser de dos años.

Subarrendar una parte de la vivienda

Para que el subarrendamiento sea legal deberá de alquilarse solo una parte de la vivienda y que, además, se siga utilizando como vivienda. En este sentido, puedes alquilar una habitación al subarrendatario, pero no todo el inmueble. Si se alquila la totalidad del inmueble ya no se estaría ante un subarriendo sino ante una cesión de contrato de alquiler; son dos figuras totalmente diferentes.

Solo puede alquilarse una habitación y, por supuesto, las zonas comunes. Generalmente el subarrendamiento se utiliza para compartir gastos de alquiler o en los pisos de estudiantes. Es una forma de ahorrar dinero. Por otra parte, la habitación alquilada tiene que ser para vivir, no para montar un negocio, por ejemplo.

¿Para quién es la renta y la fianza?

Como ya hemos adelantado, el subarrendamiento cumple las condiciones similares a las del alquiler. Entonces, hay un importe mensual (renta) y también una fianza. Ni la renta ni la fianza pueden ser superiores al importe que se paga por el arrendamiento. Es decir, si pagas 1.000 euros de alquiler, no puedes cobrar al subarrendatario 1.200 euros ni de alquiler ni de fianza.

Se entiende que los gastos son compartidos y que entre ambos pagaréis no solo la totalidad del alquiler, sino los gastos derivados (luz, Internet, agua). Entonces, el subarrendatario deberá pagar 500 euros (siguiendo el ejemplo anterio). Por otra parte, este importe no debe pagarlo al dueño de la vivienda, sino al subarrendador.

Subarrendar: una causa de fin del contrato de alquiler

Aunque el subarrendamiento es legal, también es una de las causas más habituales de finalización del contrato de alquiler. Y es que, como ya hemos visto, solo puede subarrendarse una parte de la vivienda, si hay consentimiento del propietario.

Como dueño del inmueble, puedes negarte rotundamente a que el inquilino subarriende la vivienda e incluso, pedir que se trate de una persona de su confianza. En cualquiera de los casos, el inquilino será quien tenga que responder ante el casero por los posibles desperfectos ocasionados por el subarrendatario. Prácticamente, no existe una relación entre subarrendatario y propietario de la vivienda; para esto se utiliza al arrendatario-subarrendador como intermediario.

Por otra parte, como casero, si no has prestado tu consentimiento para que el inquilino subarriende parte de la vivienda, puedes exigir la inmediata terminación del contrato de alquiler. Ten en cuenta que se trata, en este caso, de un acto ilegal por parte de tu inquilino, aunque debes establecer cláusula en el contrato para protegerte ante cualquier reclamación.

Artículos Relacionados

Descubre las últimas novedades de nuestro blog.

× ¿Quieres alquilar tu inmueble?