¿Qué pasa si no puedo pagar la hipoteca?

Una hipoteca constituye un acuerdo financiero mediante el cual una persona puede adquirir una propiedad a través de un préstamo proporcionado por una entidad financiera. Este préstamo está respaldado con la propiedad misma, actuando como garantía. Lo habitual es acceder a una hipoteca cuando se está en condiciones de cumplirla. Sin embargo, si te estás preguntando “¿qué pasa si no puedo pagar la hipoteca?”, te aclaramos todas las dudas a continuación.

¿Qué sucede si no puedo pagar la hipoteca?

En caso de impago de la hipoteca, el banco puede iniciar un proceso de ejecución hipotecaria si el deudor no paga un número específico de cuotas, pudiendo resultar en una demanda judicial. La ejecución hipotecaria implica el embargo y subasta de la vivienda para cubrir la deuda. Sin embargo, el deudor puede evitar el embargo pagando antes de la aprobación del remate.

Si no se paga la hipoteca en el plazo establecido, se procede al embargo y la subasta de la vivienda para obtener fondos suficientes y cubrir la deuda. Es importante señalar que si los fondos obtenidos no cubren la deuda, el deudor sigue siendo responsable y debe completar el pago al banco.

¿Qué pasa si no puedo pagar la hipoteca

Cuando los pagos no son posibles y la unidad familiar del deudor está en el umbral de exclusión definido por el Real Decreto-ley 6/2012, se pueden solicitar medidas como la dación en pago, entre otras. Esto quiere decir que se debe entregar la vivienda para saldar la deuda, negociando con la entidad en cualquier etapa del préstamo para conseguir mejores condiciones.

Si no puedo pagar la hipoteca, ¿qué soluciones posibles existen?

Para llegar a un acuerdo con la entidad bancaria puedes optar por:

  1. Reestructurar la deuda. En situaciones de dificultad para cumplir con los pagos hipotecarios, es recomendable considerar la posibilidad de reestructurar la deuda. Esto implica entablar negociaciones con la entidad bancaria para modificar las condiciones del crédito hipotecario. Puedes solicitar ajustes como la ampliación de la amortización, la reunificación de las deudas, la implementación de un periodo de carencia en la amortización de capital por cinco años o la reducción del tipo de interés.
  2. Rebaja del precio total de la deuda. En el caso de que la reestructuración no sea suficiente para afrontar las cuotas hipotecarias, se puede contemplar la opción de una rebaja en el precio total de la deuda. Esta alternativa busca ajustar la cantidad total adeudada, haciendo más manejable la situación financiera a largo plazo. Es esencial comunicarse con el banco y explorar esta posibilidad en caso de que persistan las dificultades.
  3. Dación en pago. En situaciones donde resulte imposible continuar con los pagos y tu familia se encuentre en el umbral de exclusión establecido por el Real Decreto-ley 6/2012, puede considerar la dación en pago. Esta medida implica la entrega de su vivienda a la entidad bancaria para saldar la deuda por completo. No obstante, esta opción solo es aplicable si su familia carece de otros bienes (aparte de la vivienda). Es decir, este bien inmueble tiene que ser tu única propiedad y tu residencia habitual.
  4. Alquiler de la vivienda. Como última opción, puedes optar por permanecer en la vivienda bajo un acuerdo de alquiler. Esta elección te permite quedarte en tu casa de uno a cinco años, con la posibilidad de prorrogar la deuda. Durante este período de alquiler, tendrás que abonar una renta anual equivalente al 3 % del valor total de la deuda en el momento de entregar la vivienda. Esta opción te ofrece un respiro temporal y la oportunidad de planificar tu situación financiera a largo plazo.

Recuerda que es muy importante tener en cuenta estas gestiones lo antes posible, ya que la opción de dación en pago no sería viable si se anuncia la subasta de la vivienda en un proceso judicial.

¿Qué protección tiene el deudor?

En caso de que se produzca el impago de la hipoteca, es crucial comprender el orden de embargo y los bienes embargables.

La legislación establece un criterio específico para determinar estos embargos, pero además, existen las siguientes leyes:

  • La ley de enjuiciamiento civil. Se encarga de regular la ejecución hipotecaria.
  • La ley hipotecaria que establece derechos y deberes.
  • La ley de segunda oportunidad que permite cancelar deudas postsubasta.
  • La protección de deudores hipotecarios sin recursos. Está destinada a asistir a deudores vulnerables, brindando medidas de protección y ayuda en casos de desahucio y ejecución hipotecaria.

Estas normativas buscan proteger a los deudores y ofrecer opciones frente al impago de la hipoteca, proporcionando una segunda oportunidad financiera.

En conclusión, una hipoteca garantiza una propiedad, pero en caso de impago, para solucionar la situación puedes optar a opciones como la reestructuración, la rebaja de la deuda, la dación en pago o el alquiler de la propiedad. Por otra parte, debes saber que las leyes también protegen a los deudores, regulando los embargos y estableciendo derechos.

Artículos Relacionados

Descubre las últimas novedades de nuestro blog.

Abrir chat
1
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?