Ventajas de alquilar una vivienda en vez de comprar

Comprar una casa es el sueño de muchas personas, ¿y si te dijéramos que el arrendamiento también supone muchos beneficios? En este artículo te contamos cuáles son las ventajas de alquilar una vivienda en vez de comprarla.

¿Cuáles son las ventajas de alquilar una vivienda?

Es verdad que el sueño de muchas personas es tener su propia casa porque eso supone menos preocupaciones, a priori. Pero ¿y si te dijéramos que alquilar también tiene sus ventajas y que otras tantas personas creen que es la mejor alternativa? ¿cuáles son las ventajas de alquilar una vivienda en lugar de comprarla?

Conoce las ventajas de alquilar una vivienda

Flexibilidad

Una de las mayores ventajas de alquilar una vivienda en lugar de comprarla es la flexibilidad que conlleva. Al arrendar una casa, no estás comprometido a vivir allí a largo plazo, como cuando compras una vivienda. Es decir, puedes cambiar de residencia con mayor facilidad si encuentras una mejor oferta o si tus circunstancias cambian.

Si necesitas mudarte por trabajo o para estar más cerca de la familia o pareja, entonces el alquiler supone libertad para poder hacerlo sin tener que preocuparte por vender tu casa. Este es un punto a favor especialmente para los freelancers y nómadas digitales. ¿Es tu sueño trabajar en otra ciudad? ¿te encanta viajar y trabajas en remoto? ¡El alquiler puede ser lo mejor para ti!

Ahorro económico: una de las ventajas de alquilar una vivienda

Todos sabemos que hoy en día los jóvenes no se encuentran en la misma situación que sus padres; es decir, antes era mucho más fácil poder acceder a la compra de una casa. Pero es que el alquiler supone también un ahorro económico porque la compraventa conlleva un gran gasto.

Al comprar una casa, es necesario hacer un pago inicial y pagar una hipoteca a largo plazo. Una hipoteca que puede afectarte porque tus circunstancias pueden cambiar en cualquier momento. Por otra parte, también es necesario pagar los costes asociados a la compra, así como los gastos de mantenimiento de la vivienda, las reparaciones que puedan surgir y por supuesto, los impuestos, el seguro, suministros y los pagos de la comunidad de vecinos.

Cuando se trata del alquiler, sólo pagas el importe mensual y los gastos de suministro como la luz, el agua y el Internet.

Ventajas de alquilar una vivienda: menos responsabilidad financiera

Además de ser más barato, al arrendar una casa también tienes menos responsabilidades financieras. Si algo se rompe o necesita ser reparado, es responsabilidad del propietario hacer las reparaciones. Pero cuidado con este apartado, como inquilino debes saber que hay reparaciones que corren por tu cuenta como por ejemplo, si se derivan de un mal uso.

Sin embargo, los inquilinos también pueden ahorrar dinero en costes de seguro para el hogar, ya que el propietario generalmente tiene su propia póliza. Por otra parte, el alquiler supone un gasto fijo, lo que te permite organizar mejor tus finanzas. Con una vivienda en propiedad, estos gastos pueden variar considerablemente y recibir algunos imprevistos.

Con el arrendamiento pagas la mensualidad (que es un gasto fijo) y los servicios de la vivienda que, dependiendo del tipo de contrato que tengas, puede ser una tarifa fija o más o menos ajustada a tu consumo (luz, agua, gas, Internet).

Conoce las ventajas de alquilar una vivienda

Mayor libertad geográfica

Además de ofrecerte libertad para moverte por cuestiones de trabajo o de situación familiar, vivir de alquiler también ofrece acceso a lugares y zonas en las que de otra manera podrían estar fuera de tu alcance. Si una casa en una ubicación deseable está fuera de tu presupuesto para comprar, puedes optar por alquilar en esa zona.

Esto se aplica especialmente a las grandes ciudades. Si eres muy urbanita y te encanta por ejemplo, el centro de Madrid y sus distritos más emblemáticos, te contamos que será mucho más fácil asumir los gastos de alquiler que de compra. De esta forma, puedes disfrutar de la vida en un lugar ideal sin tener que comprometer tus finanzas.

El arrendamiento es menos estresante

Comprar una casa es una gran responsabilidad y puede generar estrés. Pero arrendar es mucho más sencillo. Y es que una de las ventajas de alquilar una vivienda es que puedes disfrutar de una vida sin compromisos a largo plazo. De esta forma no tendrás que angustiarte por las preocupaciones financieras y de mantenimiento que una propiedad acarrea.

Y si te cambias de ciudad, no tendrás que preocuparte por vender una propiedad y que esta venta obstaculice tu partida.

Gran variedad de opciones

Otro de los beneficios del arrendamiento es que te permite el acceso a una amplia gama de opciones de vivienda. Si estás buscando algo a corto plazo, como una casa temporal por cuestiones de trabajo o familiares, puedes encontrar fácilmente una opción de alquiler que se adapte a tus necesidades.

Además, si decides mudarte, encontrar una nueva casa para alquilar puede ser mucho más fácil y rápido que comprar y/o vender una casa. Pero es que además cuentas con muchas alternativas: pisos para estudiantes, solteros y familias; casas, chalets, adosados y áticos. El mercado inmobiliario ofrece grandes oportunidades.

Artículos Relacionados

Descubre las últimas novedades de nuestro blog.

Abrir chat
1
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?